Cursos de Especialización y Capacitación

EXCELENCIA proporciona cursos, especialización y otras modalidades de trasmisión educativa en diversas áreas.

Cursos de Especialización y Capacitación

Proporcionamos cursos y especializaciónes para elevar la productividad del capital humano en un entorno evolutivo y globalizado.

Cursos de Especialización y Capacitación

La calidad educativa, es factor principal del perfeccionamiento del ser humano. Este proceso es continuo, mediante el conocimiento.

SERVICIOS Y MODALIDAD

 

modalidad 03

Nuestra Organización Educativa oferta cursos, diplomados, seminarios, foros, conferencias, congresos, jornadas, debates, talleres, conversatorios, mesas de trabajo o actividades afines, tanto a nivel nacional como a nivel internacional sobre temas vinculados básicamente a educación, que se imparten mayoritariamente a través del Campus Virtual, una opción educativa que se consolida en forma permanente, pues permite el acceso a todo conocimiento desde la casa o trabajo, sin embargo parte de ellas de acuerdo a su naturaleza se ejecutaran In House.

A campus virtual están orientados los cursos, diplomados y seminarios, que usan este innovador programa de educación, ampliamente extendido a nivel mundial, que integra actividades académicas y prácticas, en temas altamente relevantes de alto prestigio, compatibiliza la vida personal con los estudios, y el tiempo de dedicación, es potestad del participante, en función a su disponibilidad y necesidad.
Las modalidades de educación, tienen un periodo de inicio y termino, su contenido, constituido por módulos o temas, se ponen a disposición del participante en forma progresiva de acuerdo al cronograma previamente desarrollado y aprobado.

El contenido temático y las actividades en cuanto se ingresan a la plataforma educativa en el aula virtual, están a disposición de los participantes por el periodo de duración de cada programa, permitiendo su acceso las 24 horas durante los 7 días de la semana.

Profesores de reconocido prestigio y experiencia, a cargo de cada una de las actividades educativas, absolverán las consultas y evaluaran las tareas y son quienes determinaran la aprobación, para la extensión del Certificado de Acreditación.

El avance porcentual de calificación, está a disposición del participante en forma continua desde el inicio hasta el término del programa.

 

LOS CURSOS VIRTUALES  EN AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

Cuando se fundaron las plataformas de educación en línea, o educación virtual, iniciadas por las universidades estadounidenses Harvard y MIT (edx) en 2012, una de sus principales motivaciones era hacer disponible de manera masiva el conocimiento. Cuatro años después solo esta plataforma ha ofrecido 700 cursos en línea y educado a 6 millones de personas en todo el mundo, incluidos a 750 mil en América Latina y el Caribe. Si contamos al resto de plataformas existentes estos valores se triplicarían, plataformas que ahora se orientan a una nueva fase, la de incrementar la calidad de los cursos, y permitir que los estudiantes reciban créditos por estos, en las universidades y entidades educativas.

La educación no es solo un derecho, también es crucial para el desarrollo económico. Con la educación se podrá conseguir trabajos, la economía mejorará, y se comerciara y asociara con otros países del mundo. La educación en línea permite cubrir estas carencias.

SOLUCIONES VANGUARDISTAS PARA UN DESARROLLO PROFESIONAL

En un mundo globalizado donde la competencia y la productividad se vuelven un factor clave, para quienes trabajan, se requiere de un plan de carrera profesional individual que cubra todas las necesidades y desarrolle las habilidades en beneficio personal y de la organización, teniendo accesible el conocimiento a través de diversos mecanismos que se adapten al entorno, horarios y cultura.

La nueva era digital y la constante evolución en los medios de comunicación generan una revolución en las formas para contar con la información y el conocimiento que permitan responder a los retos de la labor cotidiana.
En este contexto, es necesario identificar fortalezas y debilidades para desarrollar las habilidades y capacidades que se requiere como personas para el exitoso desarrollo.
El desarrollo profesional queda en un segundo plano por la carga de trabajo y las obligaciones adicionales diarias, lo cual genera un ciclo dañino en el que se decide vivir, por el estrés constante, con la presión y la angustia de entrega de resultados, que se ven frustrados y que no son satisfactorios, sin dar espacio a resolver el origen de la situación: la falta de conocimiento de técnicas, herramientas, métodos y tecnología que mejoren las habilidades, por lo que es necesario conocer cuáles son las diversas formas en las que se puede obtener ese conocimiento para seleccionar las opciones que se adapten al tiempo disponible y al estilo de aprendizaje.
Principios del Desarrollo Profesional
El término “entrenamiento” se refiere a la adquisición de conocimientos, habilidades, y capacidades como resultado de la enseñanza de prácticas y temas relacionados con aptitudes dirigidas a una utilidad, que a menudo se conoce como Desarrollo Profesional.
El Desarrollo Profesional es el área encargada del aprendizaje en el lugar de trabajo para mejorar el rendimiento personal y de la organización.
Aprendizaje

Aprendizaje es el proceso de adquirir conocimientos, habilidades, actitudes o valores, a través del estudio, la experiencia o la enseñanza. Se define técnicamente como un cambio relativamente estable en la conducta personal, como resultado de la experiencia, producida a través del establecimiento de asociaciones entre estímulos y respuestas mediante la práctica en un nivel elemental. (Wikipedia 2007)
Es prioritario conocer los tipos de aprendizaje para identificar cuál va de acuerdo con las necesidades de conocimiento. Para lo cual se indican las siguientes:
Aprendizaje repetitivo: se produce cuando la persona memoriza contenidos sin comprenderlos o sin relacionarlos con sus conocimientos previos, no encuentra por tanto, significado a los contenidos.
Aprendizaje receptivo: en este tipo de aprendizaje la persona sólo necesita comprender el contenido para poder reproducirlo, pero no llega a descubrir nada.
Aprendizaje por descubrimiento: la persona no recibe los contenidos de forma pasiva, se usan dinámicas que llevan a que se descubran los conceptos y sus relaciones, lo que permite que cada persona los reordene para adaptarlos a su esquema cognitivo.
Aprendizaje significativo: es el aprendizaje en el cual la persona relaciona sus conocimientos previos con los nuevos, dotándolos así de coherencia respecto a sus estructuras cognitivas.
Entrenamiento Formal e Informal

Existen dos tipos de entrenamiento: formal e informal. Diversos estudios demuestran que el entrenamiento informal representa el 70% del aprendizaje que se da en el lugar de trabajo.
El entrenamiento informal describe la formación que se recibe en el trabajo en una situación normal y cotidiana, usando las herramientas, los equipos, documentos o materiales que usan quienes ya tienen este conocimiento. La formación en el trabajo normalmente es más efectiva porque se adquiere el conocimiento en el momento en que se aplica, lo cual permite desarrollar con mayor rapidez las habilidades requeridas para ejecutar las labores asignadas.
El entrenamiento formal, que en la mayoría de las ocasiones se lleva a cabo en forma externa al área en dónde se trabaja, se considera que se realiza fuera de una situación de trabajo normal, con lo cual el empleado no es considerado como un trabajador productivo cuando está en entrenamiento.
Una ventaja de la formación fuera del área de trabajo es que permite a los trabajadores olvidarse del trabajo y concentrarse totalmente en la formación que están recibiendo. Esta formación es más usual para el aprendizaje de conceptos e ideas pero, si no está diseñado adecuadamente, puede faltar la práctica aplicativa que de no estar compensada, podría quedar en una carpeta del librero, como muchas otras de otros cursos que tomados.
SOLUCIONES VANGUARDISTAS.
Para el Desarrollo Profesional, destacando que cada persona puede seleccionar y combinar, según su propio estilo de aprendizaje, ya sea de manera individual o grupal, se indican las modalidades:
Cursos de CBT de auto-estudio
Los Cursos de CBT (Computed Based Training) son una excelente opción de auto-estudio donde se encuentra una gran cantidad de temas referentes a las habilidades aplicables a un campo especifico. La mayoría permite un acceso en línea a través de Internet, disponible las 24 horas del día, los 7 días de la semana, lo cual hace muy flexible el entrenamiento y permite a los usuarios avanzar a su propio ritmo y repetir los temas las veces que consideren necesarias sin restricción alguna. Para seleccionar esta opción, es importante considerar que se requiere de autodisciplina y dedicación para lograr la meta.
Coaching y Asesoria en Aulas Virtuales

La tecnología actual permite crear esquemas de entrenamiento en el lugar de trabajo, optimizando tiempos y recursos a través de las Aulas virtuales en donde se puede contar con varios esquemas, desde sesiones de reforzamiento, sesiones de paneles de discusión, Webcast o conferencias virtuales, seminarios y clases virtuales, similares a los que podemos asistir de manera presencial pero con las ventajas de los medios virtuales, hasta Coaching y Asesoria a través de Aulas Virtuales.
Los asesores en línea mantienen contacto con los estudiantes a través del correo, Chats, Foros de Discusión y/o aulas virtuales; los asesores generalmente son personas experimentadas con habilidades de entrenamiento y la mayoría de ellos cuenta con una certificación en la materia que provee el servicio.
La relación con una persona experimentada, bien informada y con habilidades de entrenamiento (un asesor en línea) proporciona el expertise y la orientación a los estudiantes. Este esquema mentor-estudiante acelera el proceso de aprendizaje, lo induce al camino apropiado, lo mantiene enfocado, responde sus dudas específicas, asesora sobre las diversas herramientas para obtener el conocimiento de manera personalizada; asegurando habilidades y conocimientos para tener éxito en la capacitación de cada estudiante. También mide el desempeño a través de sesiones simuladas de casos reales en donde genera reportes específicos de las áreas de reforzamiento que requiere cada persona.
Existe ademas, los Chats y Foros, simulaciones, Guias rapidas, y Bibliotecas en linea.
Todas estas modalidades constituyen soluciones vanguardistas para el desarrollo profesional, EXCELENCIA, Gestión del Conocimiento, cree que el mas adecuado es el de clases virtuales, que elevan el Desarrollo profesional, y pone a su servicio este sistema, que requiere autodisciplina, dedicación, con la ventaja de libertad de espacio y tiempo.

bloggergoogletwitterfacebooksiquenos

ALL LADIES LEAGUE

 

UNA MIRADA A LA AUTONOMÍA DE LAS MUJERES PERUANAS
Al hablar de la autonomía de las mujeres nos referimos a tres áreas consideradas críticas: física, económica y toma de decisiones, que motivaron el desarrollo de una serie de indicadores aprobados por los países miembros de la X Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe en 2007.
Este desarrollo se fundamenta en la necesidad de medir y cuantificar las disparidades de género en distintas áreas y va en línea con el cumplimiento de la Plataforma de Acción de la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer (Beijing, 1995) y los Objetivos de Desarrollo del Milenio.
Se parte de la convicción de que el desarrollo está directamente relacionado con el avance de las mujeres en la vida pública y privada, y que sin la igualdad real la democracia y el desarrollo regional mantendrán rasgos deficitarios con consecuencias negativas para el logro de los objetivos aprobados en el documento final El futuro que queremos de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible (Río+20).
En ningún lugar del mundo, las desigualdades existentes no son aceptables y no se condicen con las condiciones materiales alcanzadas. Tampoco tienen justificación la mortalidad materna, el embarazo en adolescentes, el empleo precario o la desmesurada concentración del trabajo doméstico no remunerado en manos de las mujeres, y mucho menos la violencia de género. Como ha señalado las Naciones Unidas en el año 1995 y la CEPAL en el año 2010, la desigualdad y, por tanto, la falta de autonomía son principalmente consecuencia de la injusticia, de la mala distribución del poder, los recursos y en especial los ingresos, y de la desigualdad en el uso del tiempo entre hombres y mujeres, así como del desconocimiento de los derechos de las mujeres a participar en todos los espacios de toma de decisiones.
El bienestar de una persona no depende sólo de su ingreso o consumo, sino de su libertad sustantiva para usar el tiempo. La falta de tiempo adecuado para dormir y descansar ocasiona una pobreza de tiempo, ya que el tiempo es un recurso limitado a lo largo de la vida de una persona y en cada período. A medida que el tiempo dedicado al trabajo remunerado o no, sea mayor, menor es el tiempo disponible para otras actividades, como el descanso y el ocio, es decir se vive y trabaja en un estado de “pobreza de tiempo”. El aumento del número de mujeres peruanas incorporadas al mercado laboral, ha tenido como efecto el incremento de las horas que ellas destinan al trabajo total. Esto debido a que además de sus responsabilidades como trabajadoras remuneradas, las mujeres se hacen cargo del cuidado, es decir, dedican un tiempo significativo al trabajo que representa el cuidado de otros, la mantención de la casa y las actividades asociadas a reproducción cotidiana de la familia. En cambio, los hombres dedican la mayor parte de su tiempo al trabajo remunerado y un tiempo marginal al trabajo no remunerado. Las mujeres peruanas trabajan 9 horas con 15 minutos más que los hombres. En promedio, las mujeres dedican mucho más tiempo que los hombres al trabajo doméstico, así, mientras los hombres dedican 15 horas con 54 minutos a la semana a actividades no remuneradas, las mujeres destinan 39 horas con 28 minutos, es decir 23 horas con 34 minutos más que los hombres. En cambio, los hombres dedican en promedio más tiempo al trabajo remunerado que las mujeres, siendo la brecha de 14 horas con 19 minutos.
El tamaño y la estructura de la población por sexo y edad son de significativa importancia para la producción de estadísticas de género. Esta información resulta esencial para la construcción de indicadores que expresar en términos comparativos la situación de mujeres y hombres. El análisis de la dinámica de los componentes demográficos (fecundidad, mortalidad y migración) provee información de contexto especialmente relevante para explicar y comprender los procesos que acompañan a los cambios en la trayectoria de vida de mujeres y hombres. 3.1 Población total por sexo De acuerdo a las últimas proyecciones del Instituto Nacional de Estadística e Informática, las mujeres peruanas constituyen la mitad de la población total del país. En el año 2014, habían 15 millones 375 mil 300 mujeres y 15 millones 438 mil 900 hombres.
La educación es un derecho humano fundamental, y es inherente a todas las niñas y niños. Es crucial para nuestro desarrollo como individuos y de la sociedad, y contribuye a sentar los cimientos para un futuro fructífero y productivo. La educación contribuye a mejorar la calidad de vida y a erradicar el círculo vicioso de la pobreza y la enfermedad, preparando el terreno para un desarrollo sostenible. A través de una educación básica de calidad, las niñas y niños adquieren el conocimiento y las aptitudes necesarios para adoptar formas de vida saludables, protegerse del VIH/SIDA y otras enfermedades de transmisión sexual, y asumir un papel activo en la toma de decisiones de índole social, económica y política a medida que transitan desde la adolescencia a la edad adulta. Los adultos que han recibido una formación suelen tener menos descendencia, están más informados acerca de las prácticas óptimas para criar a sus hijos/hijas y se preocupan de que comiencen la escuela a su debido momento y que estén preparados para aprender. Todas las niñas y niños –con independencia de su género, etnicidad, su entorno y circunstancias socioeconómicas– deben tener acceso a una educación de calidad, que es la principal manera de lograr la igualdad entre los géneros y eliminar las disparidades de todo tipo. En el Perú, se ha avanzado de modo sustantivo hacia la paridad entre mujeres y hombres en lo que concierne al acceso a la educación, así lo demuestran las estadísticas educacionales. La mayoría de los promedios nacionales, muestra que la situación educativa de las mujeres ha igualado o superado a la masculina. Sin embargo, se constatan importantes diferencias cuando la información se abre, según distintas características de la población. Persisten en el país obstáculos que impiden la realización plena del derecho humano a la educación para las mujeres, que va mucho más allá del acceso. Entre los mismos, se cuentan el trabajo infantil (en especial el trabajo en el hogar), matrimonios tempranos, embarazos precoces, la situación de pobreza, entre otras causas. En este sentido, se ha incorporado indicadores desagregados según condición socioeconómica, pertenencia étnica, zona de residencia urbana-rural y grupo etario. Todas las desagregaciones muestran alguna especificidad de género o intragénero.
Las actividades que realizan hombres y mujeres en las edades comprendidas entre los 14 y más años de edad, muestran marcadas diferencias; mientras la amplia mayoría de los varones se encuentra entre la población económicamente activa, las mujeres se distribuyen en proporciones similares entre la población económicamente activa y la inactiva. Si bien hombres y mujeres se sitúan con distinta frecuencia en las diferentes actividades, las labores domésticas son realizadas casi exclusivamente por las mujeres. Sin embargo, es un hecho innegable que la participación de las mujeres en el mercado laboral ha experimentado un acelerado crecimiento, lo que permite prever que las brechas de género en este ámbito también irán decreciendo rápidamente, por ende, muchas mujeres que antes pertenecían a la población clasificada como inactiva estarán ocupadas o en busca de un trabajo remunerado. Sin embargo, la capacidad de respuesta del mercado laboral no ha evolucionado a la par con esta demanda como lo demuestran las tasas de desempleo femenino, que superan a las masculinas, lo que limita y desincentiva la inserción laboral de las mujeres. Entre ocupadas y ocupados existen notorias diferencias: la jornada laboral remunerada de las mujeres es inferior a la masculina, debido principalmente a la necesidad de compatibilizarla con las responsabilidades familiares; el nivel educativo de las mujeres que integran la PEA tiende a ser mayor que el de los hombres; la participación porcentual de hombres y mujeres en las distintas ramas de actividad económica tiende a estar claramente segmentada en desmedro o a favor de uno u otro sexo y, con frecuencia, las mujeres se concentran precisamente en los sectores considerados “feminizados”, que son más precarios e informales. Entre los asalariados, la presencia femenina es menor, pero mayor en los trabajos por cuenta propia y los de baja productividad, lo que significa que las mujeres están sobre representadas en los empleos mal remunerados. Instituto Nacional de Estadística e Informática 312 Uno de los fenómenos que sintetiza la desigualdad en el mercado laboral es el hecho de que las mujeres ganan menos que los varones; las mujeres perciben el equivalente al 70,3% del ingreso laboral masculino. Cuando esta misma relación se controla por nivel de educación, la brecha es aún más desfavorable para las mujeres con mayor educación, las que perciben, en promedio, solo el equivalente del 70,5% del ingreso laboral masculino.
La Conferencia Mundial de las Naciones Unidas sobre la Mujer celebrada en Beijing en 1995 definió los medios de información y las nuevas tecnologías (TIC) como un sector crucial para lograr mayor igualdad, democracia y justicia social. Esta iniciativa se dio en primer lugar, ante la existencia de una gran desigualdad para las mujeres en el acceso a las tecnologías de la información a escala mundial. Un análisis del fenómeno de las nuevas tecnologías que no tenga en cuenta esta realidad es un análisis incompleto, puesto que la comprensión de este factor determinante se convierte en clave para entender la situación real del acceso de las mujeres a las nuevas tecnologías y, sobre todo, permite establecer las acciones positivas necesarias para poner estas tecnologías al alcance de toda la población. Los estudios muestran que no sólo hay diferencias en el acceso, sino también en la forma en la que mujeres y hombres hacen uso de Internet: los hombres hacen un mayor uso de la Red con fines de consumo y lúdicos, en los que, además, la presencia de productos tecnológicos es más acusada, mientras que las mujeres presentan una tendencia a optar por servicios de contenido práctico y social. En general, las mujeres utilizan Internet como un instrumento para realizar actividades específicas (mantener contacto con amigos y familiares, participar en grupos de diálogo, obtener información y realizar gestiones prácticas). El concepto de brecha digital hace referencia a la diferencia socioeconómica que se crea entre aquellas comunidades que tienen acceso a las Tecnologías de la Información y la Comunicación y aquellas que no. Este término también incluye a las diferencias que hay entre grupos, según su posibilidad para utilizar las TIC de forma eficaz, debido a los distintos niveles de alfabetización y capacidad tecnológica. 7.1 Concepto de brecha digital de género Las mujeres aprovechan cada vez más las TIC en todas las esferas de la vida, pero al mismo tiempo, se produce “una brecha digital de género” manifiesta no sólo en el menor número de mujeres usuarias de las TIC, sino también en la persistencia de desigualdades estructurales específicas de género que constituyen barreras para su acceso y su uso. Al inicio de la aparición de las TIC, se partía de la idea de que no existía la brecha digital, sino que el retraso de algunos sectores, colectivos y países, era un estadio que se superaría con el tiempo y con el crecimiento económico (bastaría poner ordenadores para que la gente los utilizase). En la actualidad se constata, que hay diversos tipos de brecha digital y que ésta persiste y adquiere nuevas formas. Además de la brecha de acceso, hay una brecha de uso, una brecha de contenidos y una brecha de habilidades tecnológicas. Asimismo, las desigualdades no se producen únicamente en el acceso a los equipamientos y en las posibilidades de acceso a Internet (primera brecha), sino que existen además desigualdades en la producción de información y contenidos, es decir, en los orígenes de la información, en la disponibilidad de contenidos y en la identidad de las personas que los emiten (segunda brecha). Instituto Nacional de Estadística e Informática 436 La desventaja femenina en el acceso a las TIC en general y a Internet en particular, viene a ser la primera brecha digital de género. La segunda brecha digital de género que no sólo es cuantitativa -determinada por la proporción de personas que acceden a las TIC- sino, también y sobre todo cualitativa, se refiere a las diferencias en habilidades tecnológicas (qué se sabe hacer), en la intensidad (cuánto se hace) y el tipo de uso (qué se hace). Si el análisis de los usos básicos ya indica la existencia de una segmentación de género en la utilización de la Red, la consideración de los usos avanzados, esto es, las aplicaciones de Internet más innovadoras en el terreno de la comunicación y el ocio, corrobora esa apreciación, al tiempo que plantea la decisiva cuestión de la presencia de otra línea de fractura: la tercera brecha digital de género. Los servicios TIC avanzados de comunicación y ocio tienden a ser menos utilizados por las mujeres
Las violaciones de derechos humanos afectan tanto a mujeres como a varones, su impacto y su carácter cambia y asumen características diferenciales según el sexo de la víctima. La mayoría de las lesiones de los derechos de las mujeres y de las situaciones de discriminación y abuso que son objeto se deben en forma específica a su condición de mujer (ONU, 1995). Las expertas y expertos de la Organización de Naciones Unidas definen el concepto de “violencia de género” al considerar que “toda persona puede ser víctima de actos de violencia, pero el sexo se convierte en uno de los factores que aumenta de modo significativo su vulnerabilidad”. La violencia contra las mujeres es una de las caras más dolorosas de la discriminación. Es un problema social de grandes dimensiones que atraviesa a mujeres de distintas culturas, condiciones sociales, niveles de educación, religión, raza, etnia y edad, producto de una organización estructurada en relaciones de poder históricamente desiguales entre mujeres y varones, que responden a patrones sociales y culturales profundamente arraigados en la sociedad. En todas y cada una de sus múltiples formas, la violencia atenta contra la libertad y los derechos humanos, y provoca daños, sufrimiento o muerte en cada mujer que la padece, las asesinadas con saña feminicida; la violencia conyugal (malos tratos, violencia psicológica, económica), la cual incluye en algunos casos la violencia sexual; la violencia contra las niñas y las adultas mayores; contra las que sufren algún tipo de discapacidad, entre otros tipos. La violencia contra las mujeres tiene sus raíces en: - Las relaciones sociales de dominación masculina y subordinación femenina: unos mandan más que otros en la sociedad. - La construcción de identidades de género desiguales: las identidades femeninas son menos valoradas que las masculinas. - La división sexual del trabajo: las mujeres dedicadas al cuidado y responsabilidades familiares y los varones a los trabajos productivos. Las principales manifestaciones de violencia contra la mujer son: las lesiones personales, el abuso y acoso sexual, la prostitución, la violación, el secuestro, la trata de personas, la tortura, la muerte violenta y las diversas formas de discriminación (exclusión o limitación contra la mujer por razón del género) que afectan y menoscaban el reconocimiento y el ejercicio legítimo de sus derechos. La violencia de género también afecta directamente a las niñas: son víctimas de la selección prenatal del sexo, los abortos forzados y el infanticidio. La lucha contra la violencia hacia las mujeres ha sido intensa en las últimas décadas y ha permitido lograr un conjunto de cambios: leyes que significaron un importante avance en cuanto a la protección de los derechos de las mujeres y a su efectivo ejercicio, y reconocimientos nacionales y mundiales, especialmente desde la década de los noventa, a través de las recomendaciones de la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW) y la Convención para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer (Convención de Belem do Pará); las Plataformas y Programas de Acción de las Instituto Nacional de Estadística e Informática 476 Conferencias Mundiales, entre ellas la de Viena sobre Derechos Humanos, la de El Cairo, sobre Población, y especialmente, la IV Conferencia de la Mujer en Beijing, en 1995; las Declaraciones sobre la Eliminación de la Violencia contra la Mujer del año 1993; los instrumentos de la Organización Panamericana de la Salud, que incorporaron la violencia como tema prioritario al considerarla una causa significativa de las enfermedades de las mujeres; y las Relatorías Especiales sobre violencia y derechos humanos de las mujeres. Asimismo, los países de Iberoamérica han establecido leyes y programas contra la violencia hacia las mujeres, tribunales y comisarías especializadas. Además, en ellos existen amplios movimientos, redes feministas y de mujeres que hacen de la lucha contra la violencia, su principal objetivo.
En casi todos los países en desarrollo, las mujeres dedicadas a la agricultura cumplen importantes funciones porque contribuyen a la seguridad alimentaria del hogar, obtienen ingresos, cuidan a la familia, se ocupan de la gestión de los recursos naturales y la biodiversidad. Su eficacia en el desempeño de estas funciones a menudo depende de las limitaciones que tengan de acceso a la tierra, mano de obra, capital y tecnología. La mayoría de las campesinas - dedicadas sobre todo a producir alimentos para consumo interno - son pequeñas propietarias, y la parcela promedio que explotan suele ser considerablemente más reducida que las de los hombres. De esta manera, las limitaciones para la producción relacionadas con la tenencia y el acceso a la tierra tienden a afectar más a las mujeres que a los hombres. La investigación indica que si bien las mujeres predominan en el comercio agrícola interno, la participación masculina suele ser más activa en la comercialización de productos agrícolas tradicionales y no tradicionales en los mercados internacionales. Por lo general, las mujeres tienen la responsabilidad de los hijos y de otros dependientes, haya o no en el hogar un hombre que funcione como punto de referencia, y ellas suelen ser también las responsables de la seguridad alimentaria de la familia. Los datos indican que en el país está aumentando el número de hogares encabezados por mujeres. Independientemente de la presencia o ausencia del cónyuge masculino en el hogar, corresponde a las mujeres la elaboración y preparación de los alimentos, el suministro y obtención de atención médica y de vestido para los hijos. La seguridad alimentaria y el bienestar de la familia son, por lo tanto, importantes razones para proteger o incrementar el acceso y el control de las mujeres sobre la tierra y otros recursos productivos. Diversos estudios demuestran que cuando los recursos están a cargo de las mujeres, es más probable que se destinen a incrementar el consumo de alimentos, la protección y el bienestar general de la familia, así como a reducir la malnutrición de los niños. 9.1.1 Participación de las mujeres en la producción agropecuaria La participación de las mujeres peruanas en la producción agropecuaria se ha incrementado en las últimas décadas. Su ingreso es una parte importante del sustento familiar. De ellas depende la seguridad alimentaria de numerosos hogares rurales. Instituto Nacional de Estadística e Informática 522 Según los resultados del IV Censo Nacional Agropecuario del año 2012, existen en el país 2 millones 246 mil 702 personas en la actividad agropecuaria, de este total el 30,8%, (691 mil 921) son mujeres y el 69,2% hombres. Comparado respecto a lo obtenido en el Censo de 1994, la cantidad de mujeres dedicadas a actividades agropecuarias se duplicó, es decir creció en 100%, mientras que los varones dedicados a esta actividad aumentaron en 14,2% (193 mil 855 personas)

ALLFoto16

 

 

 

 

 

 

 

 

  

  FORO ECONOMICO DE MUJERES 2017  (WEF 2017 )

El tema escogigo por WELL, para el foro WEF2017 es:    MUJERES: CREAR, INNOVAR, LA COMPRENSION Y CONDUCCION DEL FUTURO. Sería un honor que te unas a nosotros. La fecha esta comprendida entre el 8 al 13 de mayo de, 2017, y se pretende fomentar la autonomia  económica y la hermandad global de las mujeres.